Productos

Cómo pueden influir en el petróleo las sanciones de EE.UU. a Venezuela

0 55

Las tan anunciadas sanciones de Estados Unidos sobre el petróleo venezolano ya han entrado en vigor. De lo que no hay rastro es del tremendo repunte que muchos habían esperado tras la disminución del suministro de crudo pesado, cargado de azufre, que los refinadores estadounidenses necesitan para la producción del diésel y otros combustibles para el transporte.

Al comienzo de la jornada de este martes, los futuros de los dos tipos de petróleo de referencia más prominentes del mundo —el del U.S. West Texas Intermediate y el Brent de Londres— han subido menos de medio punto porcentual en Singapur. Estos tipos de petróleo de referencia mundial no pudieron registrar un avance significativo a pesar de que a las empresas estadounidenses se les prohibiera hacer negocios con la empresa de petróleo estatal de Venezuela PDVSA, lo que dice mucho del impacto que se espera de las sanciones.

La ausencia de un repunte mayor fue aún más sorprendente teniendo en cuenta el desplome del 3% del lunes de los futuros del WTI y del Brent. Una recuperación acorde en el mercado de futuros del martes habría justificado la escasez de crudo “agrio” observada en el mercado para lo que las refinerías de la Costa del Golfo de Estados Unidos de México en particular contaban con Venezuela.

Múltiples factores atenuantes

Pero tal y como están ahora las cosas, hay múltiples factores atenuantes que podrían impedir que los alcistas del petróleo obtuvieran el resultado esperado de la crisis política de Caracas.

El principal factor, explica Phil Davis, fundador de PSW Investments, en Nueva York, son las previsiones económicas a escala mundial, que se están deteriorando más rápido de lo que surten efecto los ajustes a la producción de petróleo de la OPEP.

La caída de los precios del petróleo del lunes se produce después de que los resultados de las empresas industriales de China empeoraran en diciembre por segundo mes consecutivo, aumentando las señales de debilitamiento de la segunda economía mundial tras las terribles previsiones mundiales publicadas por el Fondo Monetario Internacional. Pekín anunció también hace una semana que su economía creció al ritmo más lento de los últimos casi 30 años en 2018. Las empresas estadounidenses con fábricas en China, como Caterpillar (NYSE:CAT) y NVIDIA(NASDAQ:NVDA), mientras tanto, ya han emitido advertencias sobre sus resultados.

Demanda anémica

Davis añade:

“El resultado de todo esto es una anémica demanda de petróleo en general, desde la gasolina hasta los combustibles para aviación y el diésel para el ferrocarril. En Estados Unidos, no habrá otro puente en el que se viaje mucho hasta el Memorial Day, lo que significa un descenso del consumo de gasolina. Ni habrá mucha actividad de camiones para la entrega de paquetes. Así que, aunque podría haber una escasez de crudo agrio para la fabricación de diésel, la demanda real de diésel en sí mismo es mucho menor que lo que se requeriría para un repunte sostenido del petróleo”.

A pesar de las reducciones de la producción que el club de Arabia Saudí, Rusia y otros miembros y no miembros de la OPEP pusieron en marcha en diciembre, el mundo no está precisamente falto de petróleo.

La Agencia Internacional de la Energía dijo en septiembre que las reservas mundiales alcanzaron máximos históricos en 100 millones de barriles al día en agosto. Las reservas de gasolina de Estados Unidos registraron máximos históricos la semana pasada y el Instituto Americano del Petróleo advirtió de que las reservas “podrían aproximarse a niveles peligrosos”, lastrando aún más los precios que apenas se han recuperado tras la caída de 40% del año pasado a pesar del repunte de los futuros WTI que asciende ya a un 15% en lo que va de año.

Venezuela sigue siendo libre de exportar fuera de EE.UU.

Un efecto compensatorio a las sanciones anunciadas por la Administración Trump ha sido que, aunque prohíben a PDVSA exportar a Estados Unidos, no hay restricciones para la venta de petróleo venezolano a otros países. Esto significa que el Gobierno de Nicolás Maduro, al que Washington no reconoce como legítimo líder de Caracas, es libre para redirigir su crudo a otros lugares.

Debido a una década entera de empobrecimiento de la nación y falta de inversión en la producción, las exportaciones de petróleo de Venezuela a Estados Unidos han descendido de 1,2 millones de barriles al día a menos de 500.000 barriles al día. Esto representa menos de un 10% del total de las exportaciones de petróleo de Estados Unidos, que se encuentran en algún punto entre 5 y 8 millones de barriles al día a la semana.

Las refinerías de la costa del Golfo de Estados Unidos, que llevan años dependiendo de la petrolera venezolana, han intentado recurrir al crudo ligero “dulce”, así como al petróleo de graduación media, pues el suministro de petróleos agrios se ha visto ajustado ante la disminución de la producción de México y, últimamente, por el descenso de las exportaciones de la OPEP. Valero (NYSE:VLO), Chevron (NYSE:CVX) y Citgo se encuentran entre los mayores importadores estadounidenses de crudo venezolano.

La dificultad en la obtención de petróleo de graduaciones más pesadas llevó la semana pasada la prima del petróleo agrio Mars Blend frente al petróleo del WTI hasta máximos de cinco años.

Canadá, ahora principal proveedor de todos los tipos de petróleo a Estados Unidos, tiene suficiente crudo pesado pero no puede enviarlo fácilmente a las refinerías de la Costa del Golfo debido a la falta de oleoductos.

El pensamiento creativo ayudará a los refinadores de EE.UU. a encontrar alternativas

Sin embargo, Irak, Colombia y México podrían redirigir algunas de sus mezclas de petróleo más pesadas a Estados Unidos si Venezuela intenta vender a los clientes asiáticos debido a la prohibición de Estados Unidos.

Todo esto demuestra una cosa: con un poco de pensamiento creativo y planificación, los refinadores pueden lidiar con las nuevas sanciones.

Los fabricantes americanos de combustible y petroquímicos, que representan el 95% del sector de la refinación, ya están indicando esto tras apenas oponerse a las sanciones de Washington contra la PDVSA este martes, cuando en el pasado ha luchado con uñas y dientes contra cualquier intento de bloquear el suministro de petróleo venezolano.

Por último pero no por ello menos importante: el Factor Trump

Teniendo en cuenta los abundantes suministros de gasolina en el mercado, es poco probable que los precios de Estados Unidos vayan a dispararse mucho por las sanciones.

Por supuesto, todo esto podría cambiar si Maduro permanece en el poder mucho más tiempo de lo previsto, bloqueando el ascenso del líder de la oposición Juan Guaido, al que Washington reconoce como nuevo líder de Caracas.

Si los futuros del crudo comienzan a dispararse mucho a causa de la crisis, siempre existe la posibilidad que el presidente Donald Trump, cuyo desdén por los precios altos del petróleo es bien conocido, podría emitir una nueva ronda de las exenciones a las sanciones del petróleo iraní para frenar el mercado, como el año pasado.

Davis, de PSW, explica:

“De entre todas las incógnitas del mercado del petróleo, Trump es la mayor. Nunca sabes de lo que va a ser capaz”.

Fuente de la noticia: https://es.investing.com/analysis/como-afectan-al-petroleo-las-sanciones-de-eeuu-a-venezuela-200226112?fbclid=IwAR0o_JZ66H9i79o_6r9ZceYejcI6aikHQsIMFY2xTzgdF8j6xa_Ou10YGbo

 

Related Posts

Deja un comentario

Tu email no será publicado, los campos requeridos están marcados *

Síguenos