Calefacción de gasoil vs calefacción eléctrica
Productos

Calefacción de gasoil vs calefacción eléctrica

0 2056

Disponer de calefacción en los hogares, empresas, locales comerciales es algo necesario, pero también supone un gasto considerable, por esta razón para elegir que tipo de calefacción usar, se han de tener en cuenta algunos aspectos, como el espacio que necesitamos calentar, el aislamiento térmico del mismo, el tiempo que necesitaremos la calefacción dependiendo de la zona con circunstancias a tener en cuenta como humedad/frio, todo ello se ha de estudiar para saber el consumo energético y el precio del combustible y su durabilidad.

La calefacción de gasoil

Es bastante habitual tener este tipo de caldera en segundas residencias y casas de vacaciones ya que se pueden usar tanto para calefacción y agua caliente o solo calefacción.

Existen actualmente dos tipos de calderas de gasóleo, las instantáneas y las de acumulación, tanto uno como otra suelen tener precios bastante accesibles con referencia a otros tipos de sistemas de calefacción, tienen una vida útil larga y un bajo coste en mantenimiento, algo importante a tener en cuenta.

Este tipo de caldera suelen tener una capacidad aproximada de unos 1.000 litros, lo que las hace gozar de una gran independencia, un hecho muy de agradecer si es para zonas de difícil acceso en zonas rurales o urbanas, y hay una gran red para servir a domicilio.

Por todas estas razones, elegir este tipo de calefacción es un método muy económico, pero siempre hay que tener en cuenta que el precio del gasoil está sujeto al mercado de precios del petróleo y su fluctuación.

Una de las grandes diferencias del gasoil respecto a la energía eléctrica es que este primero se puede comprar en grandes cantidades y esto permite que su coste sea menor, siempre teniendo en cuenta que se ha de disponer de un espacio amplio y bien acondicionado para su almacenaje.

La calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica va directamente ligada al suministro de energía eléctrica del hogar para calentar directamente el fluido que contienen los calentadores y de esta forma emiten el calor. Su consumo queda reflejado en la factura de la luz, lo que la convierte en una de las opciones de más coste, además la mayoría de calentadores no tienen una potencia suficiente para grandes espacios y requieren de mucha energía para poder calentarlos.

Quizás la principal ventaja de la calefacción eléctrica sea que no requiere de una gran inversión, es suficiente con conectar los radiadores eléctricos. Su uso más común sería en pequeños espacios o lugares de estancia cortas y de forma puntual.

Su uso es muy habitual en zonas de clima cálido o templado (sur de España y zona Mediterranea) donde se usa en fechas concretas.

Otra de sus ventajas es que no requiere almacenaje, los depósitos son independientes y de fácil movilidad, y tanto la temperatura el regular la temperatura como su puesta en marcha o apagado es un mecanismo sencillo, cómodo y rápido.

Si tenemos en cuenta el factor ecológico, no emite gases contaminantes, no ha de tener salida de humos. Utilizarlo como método de calefacción es la opción de más coste, por esta razón no se aconseja para calentar grandes estancias, o donde se requiera muchas horas de funcionamiento.

¿Cómo calcular el consumo de la calefacción?

Tendremos 4 puntos principales en cuenta:

  1. Superficie de la vivienda o local a calentar.
  2. Altura de los techos.
  3. Temperatura mínima del exterior.
  4. Fijar una temperatura interior entorno a los 22ºC.

Para temperaturas en el exterior de -3ºC usaremos un coeficiente de cálculo de 20 para que la temperatura del interior sea de 22ºC.
De esta forma si la temperatura exterior es inferior o mayor a -3ºC el coeficiente se calcula restando o sumando 20 a los grados que haya en el exterior.
Si la temperatura exterior es de -10ºC el coeficiente ha de ser 27.
Si la temperatura exterior fuera de mínimas de 5ºC el coeficiente para calcular será 12.
Multiplicando los m3 habitables de la vivienda por el coeficiente 20 nos dará los vatios de potencia de la caldera ETE con temperatura mínima exterior de -3ºC.

Por lo tanto y teniendo en cuenta estos datos, para calcular los vatios que necesitaríamos de la caldera ETE, tendríamos que multiplicar los m3 habitables de la vivienda por el coeficiente 20 (en el caso de temperaturas -3ºC) y así sucesivamente respecto a los valores arriba apuntados.

De esta forma sabremos como calcular el consumo para nuestra calefacción.

¿Qué tipo de calefacción elegir, la de gasoil o la eléctrica?

Los dos sistemas dependen de la variabilidad del precio del combustible (electricidad y gasoil), desde la parte económica, un sistema calefactor de gasoil resulta más económico que el eléctrico y da mayor capacidad de acción. Por otro lado, la eléctrica resulta más limpia para el medio ambiente y normalmente más fácil de instalar.

Desde un punto de vista más calorífico y económico, siempre teniendo en cuenta las necesidades antes redactadas, una caldera de gasoil sería más económica y eficiente. Si nuestra necesidad energética calorífica es menor, la eléctrica es más cómoda y normalmente más fácil de instalar.

Ante cualquier duda siempre puedes consultar con los profesionales de Agrupación Gasoil y te animamos a leerte los siguientes artículos que podrían resultarle de su interés:

Agrupación gasoil asegura que pagues el gasoil al mejor precio.

Related Posts

Deja un comentario

Tu email no será publicado, los campos requeridos están marcados *