Diferencia entre el gasóleo A, B y C
Productos

Diferencia entre el gasóleo A, B y C

0 21410

El gasoil es un hidrocarburo líquido compuesto en gran parte de parafina, que se utiliza principalmente como combustible en motores diésel y para la calefacción. Actualmente existen tres tipos de gasóleo en el mercado: A, B y C

Las letras A, B y C son etiquetas creadas para clasificar el gasóleo en función del uso que se le da. Los tres colores amarillo, rojo y verde se utilizan para el mismo efecto de distinción.

Estos tres tipo de gasóleo tienen diferencias en su composición, que definen su rendimiento, su calidad y el nivel de contaminación del vehículo o equipo que utiliza. Por esta razón, tienen diferentes propósitos.

El gasóleo tipo A se utiliza como combustible para automóviles, el gasóleo B se utiliza para uso agrícola y de calefacción, el gasóleo C es industrial, pero también se utiliza para calderas.

¿Qué tipo de gasóleo es de más calidad?

El gasóleo A es el más refinado, es el que se encuentra en las estaciones de servicios y es para el uso en automoción.

Contiene aditivos especiales para el mantenimiento del motor y el rendimiento del vehículo. Los aditivos evitan que la parafina se solidifique a bajas temperaturas.

También ofrece varios beneficios al vehículo: consumo reducido y menor cantidad de contaminantes (contiene menos azufre que otros tipos de gasóleo), mejor rendimiento del motor, protección de las bombas y sistemas de inyección.

El gasoil A está sujeto a un alto porcentaje de impuestos y es significativamente más caro que el gasóleo agrícola e industrial. El gasóleo de automoción es amarillo y tiene una textura pegajosa que sirve para identificarlo y prevenir el fraude.

En resumen, el gasoil para automóviles tiene muchas ventajas sobre los motores diésel para automóviles. Mejora el rendimiento del motor, reduce el consumo de combustible, proporciona resistencia al desgaste, mejora la lubricación, reduce el ruido, las emisiones y el desgaste del motor.

¿Quién debe utilizar el gasóleo B?

El gasoil tipo B se utiliza principalmente en vehículos, maquinaria agrícola, embarcaciones, vehículos autorizados y calefacciones. Esta menos filtrado y tiene más parafina que el gasóleo A, lo cual puede causar problemas de mantenimiento del motor de combustión interna.

El gasóleo B está mejorado respecto al gasóleo A, protege el motor del desgaste y prolonga su vida útil. El gasóleo B también necesita estabilizar la oxidación para evitar la formación de partículas insolubles que pueden obstruir el filtro y afectar el sistema de inyección.

El uso de gasoil B es bueno para las calderas, ya que mejora el rendimiento y reduce el coste de limpieza de filtros y quemadores. El gasóleo B es una fuente de energía más ecológica porque no contiene azufre en su composición.

El color del gasóleo B es de color rojizo y es menos viscoso que el gasóleo C. El gasóleo B se utiliza principalmente en regiones frías debido a su bajo contenido de parafina y buena resistencia a las heladas.

Su punto de combustión se crea a 55ºC, es más fácil arrancar la caldera con gasóleo B que con gasóleo C. Además, el gasóleo B se utiliza cada vez más debido a su alta pureza y eficiencia.

Debido a que este combustible está menos sujeto a impuestos que el gasóleo A a efectos fiscales, su uso fuera del área designada es un delito o fraude contra las autoridades fiscales.

¿Para qué sirve el gasoil C?

El gasoil C está diseñado principalmente para uso industrial en quipos de producción de calor o calderas industriales, pero también puede usarse en calderas domésticas. Es el más barato de los tres tipos de gasóleos.

El uso en coche y barcos está estrictamente prohibido. Contiene muchas más impurezas que el gasóleo A y B. Cuanto mayor sea el contenido de parafina, mayor será el contenido de calorías. Finalmente, la característica más importante del gasóleo C es proporcionar calor.

Tiene una formulación más densa y contiene más azufre, parafina e impurezas, lo que genera más contaminación. Por otro lado, es muy seguro porque es un combustible que no se quema a temperatura ambiente: tiene un punto de inflamación de 60ºC y requiere quemadores muy potentes de uso común en maquinaria industrial.

Puede usarse en calderas domésticas, pero fuerza al motor, deteriora la caldera más rápido que el diésel B, es azul y pegajoso al tacto.

También te puede interesar:

Related Posts

Deja un comentario

Tu email no será publicado, los campos requeridos están marcados *