Productos

Los carburantes son aún un 9% más baratos que antes del estado de alarma

0 33

A pesar de la ligera tendencia al alza de los carburantes durante los últimos tres meses, están aún hoy un 9% más baratos que antes de que se decretara el estado de alarma. Esto se debe a que la demanda sigue por debajo de lo habitual porque la economía no se ha recuperado totalmente y por el temor que existe ante los nuevos brotes detectados en todo el mundo.

El precio medio de la gasolina de 95 octanos es de 1,164 euros el litro en nuestro país, según los datos del boletín petrolero de la UE publicados ayer. El del gasóleo es de 1,061 euros. Son un 8,85% y un 9,40% respectivamente más baratos que los que había a principios de marzo cuando se decretó el estado de alarma: 1,277 euros la gasolina y 1,171 euros el gasóleo.

Hay que recordar que la segunda gran operación salida del año para los automovilistas (1 de agosto) comenzó con el precio medio de la gasolina en 1,164 euros el litro y el del gasóleo en 1,063 euros. Fueron los datos más bajos en esas fechas desde 2016, cuando la gasolina costaba 1,134 euros y el gasóleo 1,015 euros.

Con esos precios, llenar un depósito medio de 55 litros con gasolina costaba 64 euros y si lo que se repostó es gasóleo, 58,5 euros. Es decir, los automovilistas se ahorraron unos 8 euros respecto a la operación salida de agosto del año pasado. Es el mimo ahorro si comparamos los precios actuales con los de principios de año.

Curiosamente, la operación salida de julio fue aún más barata, con la gasolina a 1,145 euros el litro y el gasóleo a 1,040 euros. En aquella ocasión, se trataba de los precios más bajos desde 2009.

Los precios de los carburantes acumulan ya 12 semanas al alza desde que a principios de mayo tocaran suelo con la gasolina a 1,072 euros y el gasóleo se situara por debajo de un euro el litro (0,980 de media).

Este año empezó con los carburantes en máximos (1,320 euros el litro de gasolina de 95 octanos y 1,247 euros el de gasóleo). Esto supone que los precios actuales son un 12% más baratos que al comienzo del año, en el caso de la gasolina, y un 15% más bajos en el del gasóleo.

El consumo cayó un 24,5%

Cabe recordar que el consumo de combustibles de automoción ha descendido en el primer semestre del año en nuestro país un 24,5%, hasta los 10,65 millones de toneladas, después de un segundo trimestre (abril-junio) en el que se ha registrado el menor consumo trimestral y la mayor caída interanual (40,3%) en un trimestre desde que Cores tiene registros, en 1996. En concreto, en el segundo trimestre, en el que hasta el 10 de abril estuvo paralizada toda actividad no esencial para frenar la pandemia del coronavirus, el consumo de combustibles de automoción registró la menor demanda trimestral (4,3 millones de toneladas) desde que se dispone de información.

En concreto, el consumo de gasolinas ha disminuido en el primer semestre del año un 31%, hasta las 1,75 millones de toneladas, y el de los gasóleos, un 23,1%, hasta 8,9 millones de toneladas. En junio, pese a que el consumo de combustibles de automoción bajó un 18,8%, hasta 1,96 millones de toneladas respecto al mismo mes de 2019, ha habido un aumento del 37,4% respecto al mes anterior (mayo de 2020).

Hay que destacar que en ese mes se desplomó interanualmente el consumo de los querosenos, combustibles utilizados para la aviación, un 91,7%.

De todas formas, conviene subrayar que la caída de los precios de los carburantes no se ha debido únicamente a las consecuencias del Covid-19. Los precios ya empezaron a bajar a finales de enero, cuando empezaron a saltar las alarmas en China por un, hasta entonces desconocido, virus. El confinamiento de millones de personas en varias ciudades hundió la demanda de carburantes y queroseno en un país que es el primer importador de petróleo del mundo.

Related Posts

Deja un comentario

Tu email no será publicado, los campos requeridos están marcados *