Coches de gas licuado
Actualidad

Los coches de gas licuado (GLP)

0 110

El gas licuado (GLP) es uno de los combustibles alternativos a la gasolina y al diésel más utilizados en todo el mundo. También conocido comercialmente como “Autogas”, es un derivado del petróleo o del gas natural y se suministra como líquido a presión. 

A día de hoy, en Europa  circulan más de 15 millones de vehículos de GLP, cifrándose en 50.000 en España. El gas licudado está compuesto de butano, propano, polipropileno o una mezcla de todos estos hidrocarburos.

Los vehículos que usan gas licuado poseen el mismo motor de combustión interna que los vehículos propulsados por gasolina o díesel, pero con pequeñas adaptaciones para este tipo de combustible en particular.

Este combustible generalmente se almacena en un tanque de combustible anular y se instala en la parte inferior del maletero del vehículo, generalmente donde se encuentra la llanta de repuesto. De hecho, se puede convertir de forma sencilla los vehículos de gasolina a GLP con algunas modificaciones.

¿Por qué comprar un vehículo propulsado por GLP?

El gas licuado es una alternativa a los combustibles tradicionales (gasolina o diesel). Este tipo de combustible sale más económico, ensucia y estropea menos el motor del vehículo y emite emisiones más bajas que los vehículos propulsados por otro tipo de combustible.

Además, el uso de gas licuado de petróleo está muy extendido en Europa. Esto hace que sea mucho más fácil viajar con vehículos adaptados al uso de GLP, aunque hay que tener en cuenta que las boquillas dosificadoras pueden diferir de un país a otro.

Autogas en España

España tiene una infraestructura de carga de gas licuado  lo suficientemente grande como para cubrir largas distancias. Actualmente hay 608 estaciones de servicio en la península Ibérica para repostar GLP. 

El reabastecimiento de gas licuado  es en realidad el mismo que el del reabastecimiento de combustible tradicional, aunque la velocidad de carga del combustible es un poco más lenta. 

Ventajas del gas licuado 

Menor coste por km recorrido

El costo de conducir con gas licuadoo es un 50% menor que el de la gasolina y aproximadamente un 35% en comparación con el diesel. Cuantos más kilómetros conduzca un usuario de un vehículo propulsado por gas licuado cada año, antes se amortizará el recargo.

Costes de mantenimiento más económicos

El desgaste mecánico de los vehículos GLP es mucho menor. La combustión es más limpia, produce menos residuos y también puede controlar un mayor consumo de aceite.

Sin embargo, el efecto de lubricación del GLP no es tan bueno como el de los combustibles convencionales y, durante muchos años, el GLP puede causar corrosión en las mangueras que llevan el gas desde el tanque de combustible al motor.

Ecofriendly

Los vehículos de gas licuado son más respetuosos con el medio ambiente. El gas licuado es más ecológico porque sus emisiones de dióxido de carbono son un 15% menos que la gasolina y el diésel es un 5% o un 10% menos.

A cambio, las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) son entre un 70% y un 90% más bajas que las de los automóviles diésel en algunos años (este ya no es el caso en los automóviles modernos equipados con AdBlue). 

Los vehículos GLP recibieron la etiqueta ECO de la DGT, lo que se traduce en ventajas como una reducción del 75% en el impuesto de circulación (IVTM, impuesto a los vehículos tractores mecánicos), la posibilidad de conducir sin restricciones bajo alta presión, polución y polución en las grandes ciudades Ahorro de costos. Parquímetros o tarifas de peaje para determinadas ciudades y carreteras.

El mayor potencial ecológico del gas licuado de petróleo es que es un combustible libre, ya que,  se obtiene como subproducto del proceso de refino, por lo que su producción no genera emisiones adicionales.

Mayor autonomía

Los vehículos de gas licuado de petróleo están equipados con dos tanques de combustible, uno para gasolina y otro para gasolina, los cuales pueden circular vagamente. 

La autonomía que aporta la suma de los dos puede ser mayor que la de un coche tradicional, aunque depende del modelo en cuestión, la eficiencia y el tamaño del depósito de combustible.

Diferencias entre GLP Y GNC

Los coches GLP y GNC son una alternativa interesante a los coches propulsados por combustibles tradicionales.  Los vehículos de GNC y los de GLP no son iguales. Existen una serie de diferencias que residen, ya sea en la propia configuración del sistema de propulsión del vehículo como en la composición del carburante.

Aunque los vehículos de gasolina también pueden ser propulsados ​​por GLP y GNC (el diésel no es compatible con GNC y GLP), la DGT lo clasifica como etiqueta ambiental ECO.

Si tienes cualquier duda o quieres profundizar más en este tema, no dudes en consultarlo con los profesionales de Agrupación Gasoil. Y no dejes de leerte los siguientes artículos, porque pueden ser de tu interés:

Related Posts

Deja un comentario

Tu email no será publicado, los campos requeridos están marcados *