Actualidad

Tipos de termostato para la caldera de gasoil

0 114

La calefacción es un básico imprescindible en nuestro hogar durante los meses más fríos del año. De ella depende gran parte de nuestro bienestar, pero también el consumo energético. Y cuando el invierno se presenta especialmente crudo, ambas cosas toman protagonismo: el buen rendimiento de la caldera, y el consumo energético. 

Un elemento esencial tanto para sacarle partido a la calefacción de la caldera de gasoil como para ahorrar energía, es el termostato. Hay quien no le concede demasiada importancia a este detalle, pero lo cierto es que el termostato juega un papel importante para optimizar la calefacción.

Si la caldera de gasoil incorpora un termostato adecuado que se ajuste a sus características y a las necesidades del lugar a caldear, el confort será mayor y la factura energética menor. Vamos a ver los tipos de termostatos más recomendados con los que se puede contar para sacar el máximo rendimiento a la caldera de gasoil.

Termostátos analógicos: los convencionales

Este tipo de termostatos para calderas de gasoil es uno de los más conocidos y empleados en el mercado. Su tecnología permite realizar el ajuste de temperatura por medio de hacer girar una rueda, seleccionando más o menos temperatura. De igual modo, para encender o apagar la caldera de gasoil se realizará en función de la temperatura escogida en el termostato. Por ejemplo, si escogemos con el termostato una temperatura ambiente de 21 º C, la caldera se encenderá automáticamente y permanecerá activa cuando la temperatura sea inferior a los grados que hemos seleccionado. Una vez alcanzados los 21 ºC, la caldera se apagará automáticamente, volviéndose a activar por sí sola cuando la temperatura descienda. 

La ventaja de los termostatos analógicos es que son económicos y se instalan con facilidad. En contrapartida, NO ofrecen un alto nivel de precisión, ya que su tecnología es bastante básica.

Termostatos digitales no programables: precisos y eficientes 

A diferencia de los analógicos, los termostatos digitales ofrecen buena precisión, ya que funcionan a través de sondas y dispositivos electrónicos. Los termostatos digitales ya están muy extendidos, por lo que han podido demostrar sobradamente su eficacia. Constan de una pantalla digital para seleccionar la temperatura y visualizarla en todo momento. Su nivel de eficiencia es muy alto, ya que al ser más avanzados tecnológicamente, puede seleccionarse de forma exacta la temperatura que queremos mantener en una estancia. Esto ofrece otra  ventaja, que es la de facilitar la regulación del consumo energético, favoreciendo el ahorro. La principal carencia de estos termostatos digitales es que no se pueden programar

Los crono termostatos digitales programables

Sin duda,  son los más precisos, ya que además de incorporar la tecnología avanzada de los analógicos, aportan la ventaja de poder programar la caldera de gasoil para controlar su encendido y apagado.  También ofrecen la posibilidad de seleccionar la temperatura que se quiera durante un periodo de tiempo concreto, que puede ser desde horas a días.

Al ser los más desarrollados tecnológicamente, sabiendo usarlos se puede puede conseguir hasta un 20% de ahorro energético. Los posibles inconvenientes de los cronotermostatos digitales son su precio, más elevado que el resto, y su programación, que no es tan sencilla como la de los termostatos básicos.

Al final, la elección del termostato irá en función del uso que queramos darle a la caldera de gasoil, así como de las prioridades del usuario. 

Related Posts

Deja un comentario

Tu email no será publicado, los campos requeridos están marcados *