Productos

El petróleo se hunde un 4% ante la posible vuelta de Irán al mercado y el efecto arrastre de las bolsas

0 95
  • El petróleo de tipo Brent cae por debajo de los 66 dólares por barril
  • El crudo, como activo de riesgo, se ve arrastrado por el sentimiento bajista
  • La posible vuelta de Irán al mercado puede provocar un auge de la oferta

El petróleo está siendo víctima de las turbulencias que están azotando a todos los activos de riesgo en el mercado, que van desde las acciones hasta las criptodivisas. El crudo Brent, de referencia en Europa, se deja más de un 4% y cae hasta los 65 dólares por barril. Al sentimiento bajista del petróleo se une también la posible vuelta de Irán a los mercados de petróleo global ante el posible acuerdo nuclear entre las grandes potencias. La vuelta de Irán al mercado añadiría varios cientos de miles de barriles más de crudo por día.

Navegar las aguas del mercado del petróleo está siendo complicado a medida que Asia lucha contra la pandemia y aumentan los rumores sobre un resurgimiento del acuerdo nuclear con Irán, aseguran desde la firma de inversión Julius Baer. “La probable restauración de las exportaciones de petróleo iraní enmarca en parte nuestra visión de un ciclo alcista cíclico, no estructural del petróleo”, explican desde la firma de inversión.

La narrativa clave sigue siendo el repunte de la actividad de ocio en el mundo occidental y la fortaleza de la demanda de petróleo, que hasta ahora había eclipsado los nuevos reveses relacionados con el bloqueo en Asia. No obstante, el petróleo Brent cae un 4% esta jornada hasta los 65 dólares, mientras que el West Texas cae de forma similar hasta los 62,6 dólares, ante una jornada bajista en las bolsas y el miedo a la vuelta de Irán a los mercados internacionales de petróleo.

El mercado del petróleo vivió ayer una jornada muy intensa. Después de tocar brevemente el muy observado nivel de 70 dólares por barril, los precios del petróleo perdieron las ganancias y cerraron en números rojos. Esta dinámica de precios refleja la dinámica fundamental.

La demanda de petróleo en el mundo occidental aumenta ante a la recuperación económica, los estímulos y la reapertura, acelerada por un repunte de la actividad del ocio. La brecha entre la oferta y la demanda agota los inventarios de petróleo y agrega vientos de cola a los precios. Eventualmente, el negocio del fracking, las petro-naciones y las exportaciones iraníes que regresan, ya sea a medida que se alivian o se eluden las sanciones, llenarán el vacío.

Dicho todo lo anterior, últimamente ha habido varias fuerzas enfrentadas. El resurgimiento de la pandemia y las nuevas restricciones en partes de Asia lastran la demanda. Pero América del Norte y Europa todavía representan la mayor parte de la demanda de petróleo y actualmente se encuentran en un ciclo alcista pronunciado.

Por lo tanto, a menos que China recaiga en la pandemia, “solo esperamos una desaceleración marginal del crecimiento del consumo de petróleo. Las conversaciones con Irán parecen progresan bien y los rumores relacionados aumentan la narrativa que incluye el regreso del país al mercado petrolero. Una restauración parcial de las exportaciones de petróleo iraní explica en parte nuestra opinión de un repunte temporal y no duradero del precio del petróleo. Cualquier noticia en esta dirección podría presionar el estado de ánimo del mercado petrolero durante los próximos días y semanas”, explican desde Julius Baer.


Related Posts

Deja un comentario

Tu email no será publicado, los campos requeridos están marcados *