Productos

Qué son y para qué sirven los aditivos de los combustibles

0 50

Las diferencias de precio entre los combustibles a la venta en una ciudad pueden variar en torno a los 20 céntimos en el caso de la gasolina, dependiendo de la estación de servicio elegida. Según la Organización de Consumidores OCU, las diferencias de precios entre las cadenas más baratas y más caras oscilan entre un 15 y un 20% según el tipo de carburante.

Lo que actualmente se conoce como gasolina ‘premium’ son carburantes cuya composición ha sido alterada mediante la introducción de aditivos especiales. Estas sustancias añadidas a la gasolina tienen diferentes funciones, como lubricar, actuar como anticongelante o estabilizante.

Antes de que la petrolera añada estos compuestos, las gasolinas son exactamente iguales. Esto se debe, a que todos los combustibles que se venden en estaciones de servicio españolas están obligadas a cumplir con unos mínimos de calidad.

Aunque muchas personas se puedan pensar lo contrario, la materia prima, es decir, la gasolina o el diésel original es el mismo, por lo que las diferencias de combustible entre una gasolinera u otra se debe a los aditivos que las grandes petroleras deciden añadir para aumentar el rendimiento.

Antes de que la petrolera añada estos compuestos, las gasolinas son exactamente iguales. Esto se debe, a que todos los combustibles que se venden en estaciones de servicio españolas proceden en su inmensa mayoría de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH).

Los compuestos añadidos que llevan las gasolinas más caras, así como su proporción, son un riguroso secreto de las marcas y distribuidoras. Cada petrolera tiene su formula, lo que les permite diferenciarse del resto.

Los gasóleos

En el mercado, podemos encontrar tres tipos de gasóleos. El gasóleo A, indicado para los vehículos de automoción. El gasóleo B, utilizado en maquinaria agrícola, embarcaciones y vehículos autorizados. Y el gasóleo C, destinado a calderas de calefacción, ya que contiene un elevado nivel de parafina que aporta un alto nivel calorífico.

El número de cetano es lo que diferencia un gasóleo de otro. El índice de cetano está relacionado con el intervalo de encendido, es decir, el tiempo que transcurre entre la inyección del combustible y el comienzo de la combustión. Este número ha de ser superior a 46. Sin embargo, en España todos los gasoleos A superan el 51 y por lo tanto cualquier diesel es apto para todos los coches.

Ese número de cetano puede ser aún más alto. Cuanto más alto, más se retrasa la ignición del combustible provocando una mejora en la calidad de la combustión. De este modo, se reducen las emisiones contaminantes e incluso los ruidos y vibraciones del motor.

La operadora de carburante Ballenoil ha puesto en marcha un novedoso sistema de aditivación instantáneo para su producto estrella Diesel Excellent Plus que ofrece en varias de sus estaciones repartidas en siete Comunidades Autónomas (Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, Castilla La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid y Asturias) que consiste en la aditivación del carburante en las propias gasolineras. Ballenoil se posiciona como la única empresa de carburante en desarrollar este sistema en sus propias gasolineras.

Según los responsables de la compañía, el conductor notará la diferencia desde el primer repostaje «con una sensación de conducción más agradable, ya que los aditivos que incorporan estos carburantes limpiarán válvulas e inyectores para mantener siempre el óptimo funcionamiento del motor, lo que se traducirá en mejora del rendimiento, reducción de las emisiones contaminantes y un ahorro perceptible en el consumo y en las operaciones de mantenimiento«.

El AdBlue de los diésel

Además de los aditivos que cada distribuidor añade a sus combustibles, también podemos contar con el AdBlue. Se trata de un compuesto que ayuda a disminuir los productos contaminantes derivados de la combustión del motor. Es un liquido que no contamina el medio ambiente, incoloro, inodoro y no es inflamable ni toxico, ya que está compuesto por agua desionizada con un 32,5% de urea. La adición de AdBlue solo puede realizarse en vehículos diésel. En ellos disponemos junto a la entrada del depósito de combustible de una apertura para rellenar el tanque, exclusivo para AdBlue.

Los motores diésel generan menos cantidad de productos contaminantes y CO2, pero no sucede lo mismo con los óxidos de nitrógeno (NOx) y los benzopirenos presentes en la ceniza que genera la combustión del gasóleo.

Según explican desde Green Chem, en el catalizador SCR se suceden una serie de reacciones. El líquido AdBlue se inyecta y, al reaccionar con los elementos del catalizador y las partículas de NOx, se produce una reducción del 90 % del NOx que llega al conducto de escape. Tras esta reacción, las únicas partículas que se emiten son de nitrógeno, agua y dióxido de carbono (N2, H2O y algo de CO2).

Related Posts

Deja un comentario

Tu email no será publicado, los campos requeridos están marcados *