bomba de calor para piscinas
Actualidad

CALIENTA EL AGUA DE LA PISCINA CON UNA BOMBA DE CALOR

0 48

Ya tenemos aquí el otoño. Y antes del que nos alcance el frío del invierno, las previsiones son que tendremos una estación bastante seca. Por lo que es muy posible que aún podamos disfrutar algunos días de nuestra piscina. Pero no es una mala idea ir pensando en posibilidades si queremos alargar nuestra temporada de piscina.

De hecho, existen varias formas de climatizar el agua de una piscina. En nuestro país, dependiendo de la zona geográfica cambian bastante las temperaturas y el grado de humedad ambiental. También es importante tener en cuenta la forma y la estructura de la piscina:

  • Energía solar: Aunque es el sistema más ecológico también es uno de los menos económicos.
  • Cobertores de invierno/verano: Es una manera sencilla de cubrir la piscina cuando no se usa. De esta forma, además de protegerla de su exposición al exterior podemos mantener la temperatura del agua calefactada.
  • Cubiertas automáticas: Igualmente combinación de protección y climatizadores, son capaces de evitar pérdidas por evaporación de hasta un 65%.
  • Bombas de calor: Una solución ecológica y fácil de instalar. Es el recurso más recomendado para calentar el agua de una piscina.

Cómo funciona una bomba de calor para piscinas

Al igual que una bomba de calor del hogar, la bomba de calor para piscinas utiliza el aire exterior para aumentar la temperatura del agua de nuestra piscina. Lo hace extrayéndole la energía calórica al aire. Funciona como un aire acondicionado pero a la inversa.

Al instalarla podremos aumentar la temperatura de nuestra piscina entre 10 y 20 grados. Además, la mayor parte de bombas incorporan la opción de seleccionar la temperatura del agua que deseamos. Haciendo que la experiencia de disfrutar del agua a la temperatura que nos gusta sea todo un placer.

Por otro lado, vale la pena destacar dos cualidades de estos aparatos: su gran eficiencia energética y su eficiencia acústica. En general, las bombas de calor para piscina rondan una eficiencia del 80%, teniendo en cuenta la energía consumida y la generada. Y, de media, por cada kW consumido proporcionan 5kW. En cuanto a la acústica, en general tienen una buena eficiencia acústica y son poco ruidosas.

Cómo elegir la bomba de calor adecuada

Al adquirir un aparato de estas características tenemos que valorar bien sus cualidades. Lo ideal es que nos dure muchos años, por lo que es importante que escojamos con cabeza. Por eso es vital que nos fijemos bien en algunas claves:

  • Lo principal es que nos fijemos en el volumen de nuestra piscina. Este dato determinará la cantidad de litros a calentar y, por lo tanto, la potencia de la bomba de calor. La potencia de la máquina marcará la eficacia máxima de calentamiento. Su capacidad viene indicada según los metros cúbicos que pueda calentar.
  • Otra característica importante al adquirir una bomba de calor para piscina es que tenga prioridad de filtración. Así la bomba de filtración arrancará cuando la temperatura del agua sea inferior a la que está programada.
  • Algunas bombas de calor no precisan de instalación, son modelos completamente autónomos. Esto nos ahorra el engorro de hacer reformas. Lo único que necesitamos es tener una conexión eléctrica cerca.
  • Aunque cada vez hay más bombas que son totalmente independientes del sistema de filtración, siempre son aconsejables integrarlas en el sistema de filtrado. Así se aprovecha el flujo de agua y se va calentando poco a poco la piscina.

Últimos consejos para la climatización de piscinas

  • Aunque uses una bomba de calor, no está de más utilizar un recubrimiento para la piscina. Aumentará la eficiencia de la climatización. De hecho, hasta un 94% de la pérdida de calor se produce por la superficie. Por lo tanto, puedes minimizar pérdidas con una buena cobertura. Lo más recomendable es un recubrimiento con una instalación con perfiles metálicos y policarbonato.
  • También es importante vigilar el efecto de las bajas temperaturas en la bomba de calor. Las bombas de calor mantienen su máxima eficiencia con unas temperaturas no inferiores a 5º C. Con temperaturas inferiores aumenta el consumo ya que es mayor la electricidad que necesita para proporcionar calor que el que se capta del ambiente.

Related Posts

Deja un comentario

Tu email no será publicado, los campos requeridos están marcados *